Niurka Quiala Herrera - El Rincon Cubano

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Niurka Quiala Herrera

El Rincon cubano
 
 
Obituario.
Adios a Niurka Quiala Herrera.
Por Oniel Moisés Uriarte.

Muy cerca del amanecer del 8 de Abril de 2010, después de siete intensos días y noches de apostar por su recuperación, de no comprender por qué estaba sucediendo todo lo que estábamos viviendo junto a ella en el hospital de la ciudad de Denia, para finalmente comprender lo injusta que es muchas veces la vida, nos ha dejado nuestra Niurka.

Nació en la Habana el 27 de Diciembre de 1965 para vivir intensamente sus escasos 44 años y enseñarnos que no siempre es necesario que la vida y obra de los hombres y mujeres haya estado ligada a grandes acontecimientos, títulos, carreras o grandes riquezas o que tengamos que destacar por ser genios o grandes talentos, para así ser mejor recordados, basta con que seamos sencillamente auténticos, únicos e irrepetibles, como lo fue siempre Niurka Quiala Herrera.
Más de veinte años hace que llegó a España, donde se dedicó en cuerpo y alma a ser cada día más cubana. Con ella trajo desde El Cerro, su barrio natal, la ruidosa alegría de vivir del cubano y la contagió a manos llenas. No necesitó integrarse a una cultura que por demás nunca le fue ajena, ella logró sin muchos esfuerzos y de forma natural, hacer que fueran los que la conocieron por estas tierras, quienes se integraran a su propuesta.

De sus manos probamos la rica sazón de la gastronomía criolla y los más exquisitos Mojitos. Con ella bailamos hasta el agotamiento y cantamos hasta quedarnos sin voz. Tal vez fuera El Rincón Cubano de la carretera de Las Marinas de Denia en 2003, donde comenzara la más importante etapa de su total realización personal. Desde allí, con el incondicional apoyo de Salvador su compañero en la vida, nos dio la posibilidad de "espantar el gorrión" (frase usada por los cubanos para identificar la nostalgia) y en muchos casos hasta generó integración. Muchos cubanos encontramos en aquel particular espacio, la pareja sentimental. Después vinieron otras propuestas, siempre en la ciudad de Denia, recuerdo con cariño nuestra etapa en "Arena Salvaje", Pub ubicado en el por aquel entonces naciente área de ocio del puerto deportivo, luego siguió "La Guitarra" y definitivamente "Casa Francisca" en carre de La Mar.

Sin dudas fue Casa Francisca, la plena identificación de proyecto y sentimientos de Niurka, fue sin dudas Casa Francisca la realización del sueño de muchos cubanos, fue sin dudas Casa Francisca el lugar de encuentro en la ciudad. Casa Francisca nos abrió su corazón, y digo corazón porque Casa Francisca no era otra cosa que Niurka Quiala Herrera y todos los que la conocimos sabemos que con virtudes y defectos como todos tenemos, tuvo un gran corazón.

Casa Francisca tuvo identidad propia, identidad que caminaba las calles porque no era otra cosa que Niurka Quiala Herrera, aquella Niurka que un día del verano del 2005 para sorpresa de muchos, caminara las céntricas calles de Denia con un atuendo muy especial, toda de blanco, con mantón y sombrilla blancos y hasta las trenzas que adornaban su cabeza eran blancas. De su cuello colgaban collares multicolores que los cubanos sabíamos su significado, Niurka había hecho Santo en Cuba y entraba en periodo de Iyabó (depuración).

Casa Francisca era la Niurka que viernes tras viernes entraba al mercado central en busca de frutas frescas, flores y yerba buena para sus mojitos, productos que desde horas muy tempranas de la mañana le tenían separado los comerciantes que ya eran como su familia. Casa Francisca era esa misma Niurka que recorría Denia deteniéndose a conversar con cuantos le saludaban en su camino, la que puso de moda el saludo estruendoso de acera a acera "Tío bueno" o "Tía Buena" según fuera quien ella avistara desde lejos. Casa Francisca era Niurka la "FLIPÁ" termino que puso de moda cuando un día en medio de una actuación musical en Casa Francisca abarrotada gritara "Esta es la casa de los Flipaos". Supongo hoy al escribir estas notas que con esta frase acuñada, quería decir que allí todos alucinábamos por lo bien que la pasábamos.

Niurka Quiala Herrera se nos ha ido físicamente, ya no la veremos caminar por las calles de Denia, se nos ha ido pero sabemos que lo ha hecho para hacer historia, para llamarnos la atención sobre cosas muy importantes que los que emprendemos el camino de la inmigración debemos tener en cuenta. Se ha ido para llamarnos a una firme, concreta y sincera unidad. Se ha ido para que la recordemos con alegría y la satisfacción de haberla compartido entre todos. Se ha ido para quedarse para siempre entre nosotros, en nuestros corazones.

Vivió sus cuarenta y cuatro años a tope, a toda pastilla, aceleró de cero a cien en dos segundos cuantas veces lo quiso y puso freno a su vida cuando lo consideró más racional. Esa era Niurka, nuestra Flipá, lo más autentico de nuestros valores, la que se atrevió a ser sencillamente ella misma, algo que todos hemos querido ser alguna vez en nuestras vidas.

Entre nosotros quedan sus más cercanos, Cary su hija, que es la hija de todos nosotros y Salvador que desde siempre ha sido nuestro hermano. Agradezco en particular a Concha Servera porque gracias a ella tuve la posibilidad de conocer a Niurka, Salvador y Cary. En especial a Mayi por haberme enseñado el valor de la amistad.
La despedida que hemos dado a Niurka no podía ser de otro modo, la hemos despedido con la misma alegría que ella quería, con una fiesta que demostró el cariño que generó entre todos los que la conocimos y asistimos a la cita. Muchos de los que no pudieron estar, sabemos que lo han sentido igual. El trago fue menos amargo y así lo hemos podido llevar mejor. Espero que no nos juzguen mal quienes no entiendan la razón de este acto y que generó un unánime deseo de que nuestras despedidas sean igual. Su hermano Ramón ha sido testigo de nuestra buena fe y a el nos unimos en esa mezcla de alegría y dolor que generó el ultimo adiós a Niurka.

Niurka fue una buena persona que ayudó a muchos y estoy convencido de encontrarme en la larga lista de los que nos sentimos orgullosos de haberla conocido y contar como amiga. Hoy que ya no está entre nosotros Descanse en paz, se lo merece.

10 de Abril de 2010. Denia, Alicante.
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal