Lorenzo Cisneros "Topete" - El Rincon Cubano

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Lorenzo Cisneros "Topete"

De interés
Mientras exista el Changüí siempre habrá un lugar para soñar 
Retomando el disco Changüiseando a la Trova y al Son de Lorenzo Cisneros “Topete”
Por Oniel Moisés Uriarte.

Cuando apenas faltaban cuatro años para entrar en el siglo XXI, en la Habana circulaba un disco compacto grabado por un joven trovador nacido en la provincia de Guantánamo, su nombre; Lorenzo Cisneros más conocido entre los cultivadores de la nueva trova cubana por el nombre artístico de “Topete.”

Topete nació el 13 de febrero de 1954 en Guantánamo, Cuba. Cantautor que desde sus inicios fue incorporando a su propuesta musical los encantos melódicos de la trova tradicional, del son y del changüí, sin olvidar los matices sutiles del bolero y del son montuno. Simpático, dominador perfecto de la escena; experto en eso de interactuar con el público, Topete representa una figura esencial y grandiosa de la música cubana contemporánea.

Tuve la suerte de conocer a Topete en el Patio de la Catedral en junio del 96, ocasión en la que puso en mis manos aquel disco que recién había visto la luz grabado por la discográfica catalana Ayva y licenciado para la EGREM. “Changüiseando a la Trova y al Son”, un fonograma conformado por 15 temas musicales en homenaje al changüí, el ritmo autóctono de la región que le viera nacer sin perder su esencia como trovador y sonero de pura cepa.

Fue Topete, el auténtico trovador, quien despertó mi interés por conocer el changüí y a su vez profundizar en el estudio de un ritmo que lleva implícito el más puro sabor cubano, reflejo del aire y la atmósfera que solo se respira en las montañas más orientales de Cuba. De <Guantánamo bajó el changüí>, es el primer tema que conforma el disco en el que su autor respetando la esencia de la estructura rítmica del changüí describe de forma explícita donde nace y se hace fuerte este ritmo tan auténtico y contagioso. Los otros temas que componen el disco se prodiga en textos muy bien concebidos, fruto de la formación trovadoresca de Topete, miembro fundador del movimiento de la Nueva Trova Cubana. <Son enamorado>, <Para conocerte adentro>, <Juégate la vida>, <Vamos amor, vamos a la vida>, <Esperando un beso>, <A donde van>, <Suena la maraca y el bongó>, <Siempre habrá un lugar para soñar>, <Todo lo tengo ya>, <Coge la guitarra y sueña> y <Pá monte adentro me voy>.

Completan este fonograma las canciones <Le dije a una rosa> composición de Virgilio González cantado a dúo con Sadaxis Cisneros. <Juramento> de Miguel Matamoros y <Menéame la cuna> de Ñico Saquito.

Conocer a los músicos que intervinieron en la grabación de este disco fue un verdadero placer y compartir de cerca con ellos a su llegada a La Habana, todo un privilegio. Ellos fueron: Rafael Fournier en la percusión y los coros, Enrique Sánchez en el Contrabajo y los coros, Jorge Macías en las maracas y coros y Eliades Guerra en el Tres cubano y los coros. Es de destacar la colaboración de Eduardo Ramos bajista del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC en la guitarra bajo en los temas <De Guantánamo bajó el changüí> <Suena la maraca y el bongó> y el tema <Coge la guitarra y sueña> y haciendo la segunda voz en los temas < Siempre habrá un lugar para soñar> y <Todo lo tengo ya>.

No cabe ninguna duda que “El Changüí” le debe mucho a Topete, porque en un momento importante para la música cubana él lo llevo consigo en su valija a la capital y entre descargas de la Nueva Trova y peñas habilitadas en lugares turísticos de la Habana Vieja, con mucho orgullo y cuidadosa elaboración de textos, armonías y auténticos ritmos, caló profundamente en el gusto de quienes descubrían en su música una forma de conocer el más genuino sabor del sonido que desde las montañas de lo más oriental de Cuba bajaba a la vieja capital para quedarse.

Que el Changüí sea reconocido por la Academia de las Artes de la Grabación nominando a los Premios Grammy Latinos a una legendaria agrupación cubana, fiel representante de tan autóctono ritmo, es de por si un reconocimiento a todos y cada unos de los que tanto han hecho por darlo a conocer en el mundo, entre ellos por supuesto, Lorenzo Cisneros “Topete” quien siempre en su música encontrará y nos brindará ese lugar para soñar que muchas veces necesitamos y esto será por siempre mientras que en Cuba exista el Changüí.
(Para reproducir el vídeo primero ponga en stop el reproductor de la radio al inicio de la página)
______________________________________________________________________________________________________________________
Chito Latamblet, fuente inspiradora de los amantes del Changüí.

A propósito que el Changüí, género musical cubano nacido en las lomas de la mas oriental provincia de Cuba, Guantánamo, esté hoy nuevamente en boca de muchos conocedores y amantes de la música cubana, gracias a la merecida nominación a Mejor Álbum de Música Tropical Tradicional en los premios Grammy Latinos 2020, concedida al disco “Este es nuestro Changüí” grabado por la agrupación Changüí de Guantánamo, me gustaría traer al presente a uno de sus máximos exponentes, Chito Latamblet.
La primera vez que escuché pronunciar el nombre de este grande de la música cubana fue en boca de Lorenzo Cisneros “Topete” a su llegada a la Habana con el recién grabado disco en mano “Changüiseando a la Trova y al Son”. De aquel hombre me contaba anécdotas e historias fabulosas con mucha emoción puesta en sus narraciones. Por el conocí un poco más acerca de Reyes Latamblet Veranes, más conocido por Chito Latamblet, músico cubano, cultivador del changüí y uno de los más grandes exponentes del género. Experto ejecutor del tres, quien por su técnica ha sido inspirador de importantes músicos comprometidos con el instrumento como el destacado tresero Pancho Amat, para tomar experiencia de sus acordes musicales quien conoce a Chito de la mano de Topete allá por 1983 quien le lleva a visitarle en su casa de en San Justo en Guantánamo.
Chito nace en Guantánamo el 27 de junio de 1916, hijo de Marcelino Latamblet y Mariana Veranes, criado por sus abuelos Demetrio Latamblet y Matilde, fabricantes de guitarras. durante su vida se dedicó a promover las tradicionales y populares fiestas Changüiseras logrando gran protagonismo entre los pobladores de la región oriental. Comienza su relación con la música integrando el conjunto Jóvenes del Guaso tocando por las noches en los barrios y actividades festivas de su pueblo. En esta misma etapa Lilí Martínez funda una nueva agrupación pidiéndole a Chito incorporarse a está y su primera actuación la realizan en la barriada de la casa de Raquel en Emilio Giró y Serafín Sánchez. En la Emisora CMKH ubicada en Calixto García entre Donato Mármol y Carretera donde dedicaban una hora diaria en el espacio musical. Manolito Martínez les propuso a la agrupación hacerlos exclusivos de la Emisora CMKS. Transcurren los años y se llamó la misma agrupación Los siete Amigos. Durante su juventud fue reclamado por varias agrupaciones musicales ya que era un músico capaz de resolver cualquier contingencia, no solo con el tres sino con otros instrumentos.

En la década del cuarenta, integró durante cinco años la reconocida guitarra masiva de la Trova Tradicional de Guantánamo fundada por el músico Rafael Inciarte Brioso, Años después forma parte de la orquesta Siboney dirigida por Juan Fabré, fundador del primer grupo Changüí dirigido por su hermano Arturo Latamblet. En 1945 Rafael Inciarte les pidió hacer un Changüí previendo el éxito en las tradicionales fiestas Changüiseras celebradas en la Loma del Chivo y otras partes de la ciudad. Como el maestro tenía diferente caracterización en lo que a música se refiere, logra convencerlo y lo promueve en los medios de difusión masiva, fiesta de Santa Catalina de Ricci y Teatro Campoamor donde alcanzó protagonismo la agrupación con la colaboración de la magistral Claritza Creagh. En su repertorio tocaban boleros, son, realizan la integración de una nueva agrupación Changüisera la que promovió este género con la autoría de Pedro Speck. El Conjunto Sorpresa fue creado en 1952. Murió el 6 de marzo de 1993 en Guantánamo.

Testimonio de aquel encuentro de Pancho Amat, Lorenzo Cisneros en casa de Chito Latamblet es esta fotografía que me ha cedido mi estimado Topete a quien agradezco por su siempre presta colaboración.
Un encuentro histórico este que se produjo en Guantanamo entre Topete y Chito Latamblet.

Encuentro en la distancia con Lorenzo Cisneros "Topete"
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal