A los sesenta - El Rincon Cubano

Vaya al Contenido

Menu Principal:

A los sesenta

Memorias > Publicaciones 2
A paso largo por la vida.
Cumpliendo mis primeros 60 años de vida.
Por Oniel Moisés Uriarte.

Hoy estoy cumpliendo seis lustros de vida y por supuesto que es un gran privilegio para mí celebrarlo en disfrute de plenas facultades físicas y mentales. He arribado a las seis primeras décadas de existencia, con la satisfacción de haber transitado hasta aquí, a través de un largo camino, en el que tengo que agradecer infinitamente, todo lo que me ha tocado en suerte.

Años en los que no todo ha sido felicidad, ya que momentos difíciles y dolorosos no han faltado, pero que me han servido para curtir la piel en el duro bregar por la vida. Hoy a los sesenta años soy un hombre feliz, ante todo, conmigo mismo, de no ser así, no podrían ser felices conmigo, quienes comparten mí día a día y a quienes intento en la medida de las posibilidades, hacerles más fácil entender mi razón de ser.

He llegado hasta aquí, imbuido en la fe que me inculcara mi madre, siendo esta la más valiosa herencia que de ella recibiera, <hacer el bien, sin mirar a quien>, acto que he convertido en religión, a la que creo no haber faltado nunca. Por esta y muchas más razones soy feliz, tal vez no siendo merecedor de las muchas cosas buenas que en mi vida han acontecido, por los buenos amigos que he ganado y la familia que me ha tocado. A todos agradezco la comprensión, la paciencia y el cariño que me han dispensado. A los que ya no están, en un importante lugar de mi corazón guardo sus recuerdos, a los que por la lejanía no podemos compartir espacio común, el respeto a la fidelidad reciproca, los hace siempre a mi lado. A los amigos y amigas que más cerca tengo, no tendré nunca con que pagarles tanta dedicación, apoyo y sinceridad.

Hoy a los sesenta años, con el natural desgaste, resultado del paso inexorable del tiempo, me siento con las fuerzas físicas necesarias para entrar a plenitud en una nueva etapa de la vida y mentalmente considero que aún me asisten neuronas suficientes para escribir recuerdos de las etapas más importantes que he vivido y que me gustaría poder seguir compartiéndolos, tanto con quienes las han vivido al igual que yo, como también con las generaciones que nos han continuado.

Hoy, los proyectos en los que me implico, son más a mediano y corto plazo, por supuesto, algo mucho más práctico para esta edad, pero eso sí, sean como sean los tiempos, lo trascendental es no dejar de emprender nuevos retos, es lo que me alimenta, me hace fuerte, incansable y me aporta salud.
Gracias a todos los amigos y amigas que a lo largo de estos años me han hecho un espacio en sus preferencias y día a día, en las redes sociales, he recibido un seguimiento que ya se me hace familiar y necesario: Por y para ustedes es todo lo que modestamente he hecho hasta hoy y seguiré haciendo mientras las fuerzas me acompañen. En ello no hay pretensión de reconocimiento personal, más que el reconocimiento que sea capaz de generar con mis publicaciones en quienes se vean reflejados en ellas, les evoque importantes instantes de sus vidas o les recuerde el lugar de donde proceden.
Amigos y amigas, hoy puedo decirles a conciencia, que sesenta años no es nada, si estos se viven con ilusión, constancia y realidad, créanme, no es una formula única, es mi formula, la que me ha servido para llegar hasta aquí permitiéndome compartir mi experiencia con quienes consideren que esta tenga algo que aportarles.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal